DE VIAJE POR LA VIDA

Nuestra vida está llena de grandes contrastes que nos hacen replantearnos con frecuencia el sentido de nuestra existencia.

career-111932_1920

Días de felicidad infinita donde pareces pintar de colores el paisaje de tu vida y otros en los que todo parece salirte mal y se convierten en una cadena sucesiva de acontecimientos negativos, que desearías borrar de tu vida en un solo segundo.

Seguro que alguna vez te ha sucedido que, un día cualquiera, de una semana cualquiera del año,

no importa cuál, estás en la sala de esperas de un aeropuerto, a punto de emprender un viaje maravilloso que llevas tiempo planeando y miras sin cesar la pantalla de salidas de los vuelos, esperando que se anuncie tu puerta de embarque para dirigirte con rapidez al avión que te llevará al destino de tus sueños.

airport-144331_1920

Para mí, el viaje comienza desde el momento en el que salgo de mi casa,  me subo al metro y me dirijo ilusionada al aeropuerto, pasando por el tiempo que paso en la terminal mirando los escaparates de las tiendas, hasta las horas que estás sentado en el avión leyendo un libro, viendo una película o simplemente sin hacer nada, disfrutando del viaje, mientras miras las nubes por la ventana e imaginas que eres el protagonista de tus sueños o bien cierras los ojos y escuchas la música de los grupos de los que solías ser fan cuando eras un adolescente y cuya melodía te invita a viajar a través del tiempo, a aquellos maravillosos años en los que la existencia de toda persona joven parece ajena a las preocupaciones que rodean la vida de cualquier ser humano y aún ves el mundo con la magia e inocencia con la que todos nacemos y que, con el paso del tiempo, se va apagando poco a poco, hasta dejar de existir.

Imagina que este viaje sucede una semana y a la semana siguiente a esa misma hora, te encuentras en la sala de urgencias de un hospital, rodeado de personas desconocidas, pero todas ellas con algo en común, el hecho de no encontrarse bien.

doctor-1149149_1920

La pantalla de salidas de los vuelos ha sido sustituida por una pantalla de avisos a los enfermos, llena de grandes letras y números que parecen no significar nada, pero que en realidad se corresponden con la identidad de cada persona. Tus compañeros de viaje han sido reemplazados por pacientes, cuyas caras de incertidumbre y preocupación te llevan de vuelta a la dura realidad y al hecho de preguntarte, una vez más, cuál es el significado de tu vida y por qué te encuentras allí y no en otro lugar.

Esto me ha sucedido hoy a mí, después de una semana de vacaciones en un país maravilloso al que siempre deseo regresar, he pasado ocho horas en la sala de urgencias de un hospital, las mismas que dura el vuelo que me lleva a mi rincón favorito del universo, pero en este caso, con un aterrizaje de emergencias forzoso y con el vuelo cancelado. De repente, todos tus sueños e ilusiones se apagan y dan paso a momentos de incertidumbre y tristeza.

Miras a las personas que hay a tu alrededor buscando una mirada de complicidad y ves reflejados en sus ojos la misma sensación de pesar y temor por la que estás atravesando tú, ante el hecho de no saber qué sucede dentro de tí o si recuperarás tu bienestar.

sad-girl-1382940_1920

Sin embargo, de toda experiencia negativa, puedes sacar el lado positivo. Hoy he conocido a personas que se encuentran en situaciones mucho más difíciles y complicadas que la mía, que tengo un simple y persistente dolor de estómago debido a una gastritis aguda, y ni siquiera este hecho, les hace perder la sonrisa.

De este día tan largo en el que no podía abandonar la sala de urgencias del hospital aunque quisiera, siempre quedará grabado en mi corazón el rostro sonriente y los hermosos ojos de una chica joven, que, sin perder la sonrisa un solo segundo, nos entretenía a los allí presentes contándonos su historia y afirmando sin dolor ni temor, que tiene un tumor cerebral, le han operado cuatro veces y está a punto de ser ingresada de nuevo para volver a pasar por quirófano.

Entonces me he dado cuenta de lo egoístas que podemos llegar a ser los seres humanos, centrando nuestras preocupaciones en pequeñas y banales tonterías de la actualidad cotidiana, en lugar de celebrar la vida cada día, porque en realidad, somos afortunados por el mero hecho de tener buena salud y sin embargo no lo apreciamos y pensamos que siempre nos falta algo para ser felices, cuando en realidad somos poseedores de lo más importante, un tesoro que no podrías pagar con todo el oro del mundo y sin embargo te pertenece y es tuyo.

approval-15914_1280

La vitalidad y el buen estado de ánimo de esta joven que he conocido en el hospital, a pesar de su situación adversa y de que su vida corre peligro,

me ha hecho sentir una inyección de moral positiva y pensar que, aunque a veces todo parece salirnos del revés y en una misma semana puedes tener un problema gordo de salud, te puede salir ardiendo el horno de tu casa, puedes perder tu empleo y se te puede averiar el coche ocasionándote un gasto enorme, a pesar de todo eso, no puedes perder la sonrisa, ni pensar que la mala suerte te acompaña o que éste, está siendo el peor año de tu vida.

No, no puedes pensarlo, porque recuerda, somos lo que pensamos y si piensas en negativo atraerás más circunstancias negativas a tu vida. Lo creas o no, es así, porque a todos nos ha sucedido. Cuando entras en una espiral de cosas negativas y las alimentas, todo parece ir de mal en peor en tu vida, convirtiéndose en una verdadera pesadilla.

Por eso debes aprender a ser paciente y a desarrollar la escucha activa. La escucha activa consiste en una forma de comunicación que demuestra al hablante que el oyente le ha entendido.

Sin embargo, en este caso la escucha activa se desarrollará con nosotros mismos, porque el hablante eres tú y el oyente al que te diriges también eres tú, lo que significa que debemos prestarnos atención a nosotros mismos, a nuestros pensamientos y revisar nuestras creencias para cambiar aquellas pautas negativas que te hacen incidir una y otra vez en un comportamiento auto destructivo hacia tu propia persona. Esto se consigue estando de acuerdo contigo mismo, respetando tus silencios, para hacer aquello que piensas y sientes, sin contradecirte a ti mismo, cosa que nos sucede con frecuencia, motivo por el cuál nos suelen salir mal las cosas, porque hacemos justamente lo contrario a lo que desearíamos hacer, entrando en conflicto con nuestras convicciones internas.

No te distraigas, no te juzgues a tí mismo, no rechaces tus emociones, tan sólo escucha lo que sientes, como si oyeras el fluir de la corriente de un río y así fluirá tu vida, en paz y armonía con tu propio ser.

woman-1030920_1920

Nunca podrás comprender a los demás, si antes no te comprendes a tí mismo. Nunca podrás querer a nadie, si antes no te quieres a tí mismo. Crea un clima de confianza con tu propia persona, trabajando en tu actitud y autoestima y conviértete en tu mejor amigo, conociendo tu forma de ser y sentir y desarrollando las habilidades que deseas para tí, así podrás emprender el viaje que anhelas, llevando el equipaje que tú mismo has elegido y no aquel que la vida carga pesadamente sobre tus hombros.

Puede que tu diario existir te lleve unos días al paraíso y vivas experiencias inolvidables y otros a un lugar que desearías borrar del mapa de tu memoria,

pero si quieres comprender el secreto de la verdadera felicidad, te darás cuenta que en realidad no hay secretos y que todo depende de ti. No siempre puedes elegir los lugares por los que viajarás a lo largo de tu vida, pero sí forma parte de tu elección, el decidir la actitud con la que deseas emprender cada viaje y la aptitudes que desarrollarás para enfrentarte con cada experiencia y llenar tu maleta de energía positiva, autoestima, ilusiones y sueños.

De tí depende que un día gris de tormenta puedas ver brillar el arco iris y consigas llegar al camino que deseas transitar en la vida, si, con independencia de cualquier circunstancia que te suceda, nunca dejas de sonreír ni de creer en la magia que reside dentro de tí.

rainbow-1198572_1920

Anuncios

8 comentarios sobre “DE VIAJE POR LA VIDA

  1. Siempre he pensado que las cosas no son nada por sí mismas. Las cosas son algo según el sentido que es otorguemos, según como nos afecten, según lo que signifiquen para cada uno de nosotros. Por eso nada es igual para todos. Y podemos influir en lo que las cosas son según la actitud como las tomemos, la importancia que les concedamos.
    Gracias Amparo, por tus artículos.

    Me gusta

  2. Buenos días, Ampari:

    Es interesante leer artículos de tal categoría en la red, pues está cargado de elementos clave que nos ayudan a entender todo cuanto nos rodea.

    Empezaré diciendo que me cuesta entender el poder que tiene la Ley de Atracción. No soy escéptico al respecto, sin embargo, debemos pensar que hay personas en muchas regiones del planeta que desean con más fuerza un cambio en su situación y no les llega.

    Lo ideal sería iniciar nuestro camino por la vida con salud y esperanza que vamos a conseguir algunas metas propuestas. No importa que no se alcancen todas, pues, en ocasiones, somos muy ambiciosos y deseamos tener más de lo que nos corresponde. Para mí, este relato tiene un mensaje claro: valorar la salud por encima de todo. Si hay algún seguidor de tu blog que no tiene salud, ánimo y fuerza para tener pleno convencimiento, que en la próxima parada del viaje, se va encontrar mejor. La actitud es clave en la recuperación y contagiarla a quienes están a tu alrededor. Sentirnos bien por fuera y por dentro, será la llave que permitirá abrir puertas encaminadas hacia nuestro bienestar interior.

    Muchas gracias por hacernos reflexionar con tus relatos. No dejes de escribir, para ti es salud y rejuvenece tu alma.

    Un abrazo.

    Alberto Flores

    Le gusta a 1 persona

  3. Querido Alberto, muchas gracias por tus palabras siempre llegas de magia y sentido. Por experiencia propia y como bien sabes, la salud es lo más importante del mundo: Cuántas veces le damos importancia a cosas banales, a aquello que nos falta y no nos damos cuenta de la riqueza que nos rodea, porque sin salud ya te digo yo que no puedes hacer nada ni ir a ninguna parte. Y si no que me lo digan a mí, este año 2016 ha sido sin duda el peor de mi vida. Espero que todo esto quede en un mal recuerdo y no se vuelva a repetir. No quiero perder más tiempo en hospitales ni en pruebas médicas, ni pasar la incertidumbre de no saber si tienes una enfermedad grave o si vas a salir adelante. Un fuerte abrazo, te deseo feliz día de la HIspanidad, un día a recordar en mi familia pues se celebraba el santo de mi abuela Pilar y también de mi tía y mi prima y lo pasábamos todos juntos, qué tiempos aquellos…pero la vida continúa y debemos seguir adelante, no queda más remedio. Un beso muy grande.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s