¿CREES EN EL DESTINO?

road-1668916_1280

Seguro que más de una vez a lo largo de tu vida te has hecho esta pregunta

Y en ocasiones no has encontrado respuesta a la sucesión de acontecimientos encadenados que se producen en tu vida y que parecen llevarte, casi sin darte cuenta, de un sitio a otro, como cuando das un paseo por el parque y por el camino te tropiezas con el amor de tu vida o mientras estás pasando tus vacaciones en un pueblo perdido de la montaña y la magia del lugar te hace descubrir tu verdadera vocación en la vida. Entonces te preguntas si todo lo que te está ocurriendo, estaba marcado en tu destino.

people-690547_1280

Estoy segura que más de una vez has pensado que todo está predestinado y que hagas lo que hagas,

si algo tiene que suceder en tu vida, las cosas se rodearán para que se produzcan, sin que puedas explicarte cómo, pero cuando te sucede algo malo piensas que no es posible que el destino te haya jugado tan mala pasada y entonces dudas y crees que simplemente has tenido mala suerte o ha sido casualidad, pero…¿existe la casualidad? eso es tan difícil de responder como la pregunta que te he planteado al comienzo de este relato.

Cuando era pequeña, mi madre solía quedar con una amiga que sabía leer el futuro en la palma de tu mano.

hands-1044882_640

Las dos comentaban que lo hacían por diversión, para pasar el rato, pero sé que mi madre creía a pies juntillas lo que su amiga le decía y a veces hacía grandes esfuerzos para propiciar que el destino le fuera favorable y cambiaba sus planes en función del resultado de la interpretación que su amiga le daba. Pero en el fondo sé que se sentía desilusionada porque casi nada de lo que su amiga le vaticinaba, llegaba a sucederle en realidad. Mi padre le tomaba el pelo, pero a menudo le veía consultando su horóscopo en el periódico.

El caso es que los dos parecían preocupados por su futuro y mientras yo, intentaba comprender el complicado mundo de los adultos. Un día del mes de Octubre le pregunté a mi abuelo si él creía en el destino y no me respondió nada en ese momento, pero al día siguiente, mi abuelo vino a casa con varias semillas y me dijo que me ayudaría a plantarlas en nuestro pequeño jardín. Todas las semillas parecían iguales, pero mi abuelo me dijo que no las mezclase porque había de dos tipos, unas eran de la flor del pensamiento y las otras de la flor de la amapola.

hands-1247112_1280

ENTRE LOS DOS ELEGIMOS EL LUGAR DEL JARDÍN DONDE PLANTARÍAMOS LAS SEMILLAS.

Removimos cuidadosamente la tierra y colocamos las semillas separadas entre sí. A continuación mezclamos la tierra con un abono especial y regamos el espacio donde se encontraba cada grupo de semillas con un poco de agua.

Cada tarde, después del colegio, contemplaba nuestro pequeño jardín e incluso cantaba alguna canción mientras regaba la tierra. Al principio no sucedió nada, pero mi abuelo me dijo que no perdiera la fe y siguiera cuidando la tierra, porque aquello que parecía invisible a mis ojos, ya existía y pronto vería la luz del sol. A los pocos días comencé a ver ramitas de color verde sobresaliendo de la tierra y éstas dieron lugar a finos y esbeltos tallos.

pansies-1378194_1280

Con la llegada del frío de Diciembre, comenzó a florecer el pensamiento.

Eran flores muy hermosas, de color azul intenso, como si parte del cielo apareciera reflejado en nuestro jardín y mientras tanto, las semillas de las amapolas esperaban impacientes la llegada de la primavera para sentir el calor de los primeros rayos de sol y así fue cómo, a finales de Marzo, comenzaron a florecer en nuestro jardín, bellas y estilizadas amapolas de color rojo, mientras el pensamiento comenzaba a despedirse de nosotros, perdiendo el brillo de su colorido azul intenso.

poppy-356323_1280

Una tarde, mientras mi abuelo y yo contemplábamos la belleza producida por el contraste de color de los pensamientos y las amapolas, mi abuelo me respondió a la pregunta que le había hecho sobre el destino varios meses atrás:

“Cada semilla no puede dejar de ser lo que es, las amapolas nacieron siendo amapolas y el pensamiento nació siendo pensamiento y nunca podrían ser otra flor diferente, aunque quisieran. Está establecido así desde el principio de los tiempos y lo mismo sucede con las personas. El lugar y la familia en la que naces viene determinado desde antes de tu propio nacimiento y no puedes elegirlo. El por qué naces en una familia y no en otra no es mera casualidad, es parte del misterio de la vida, pero con el tiempo te das cuenta que la familia en la que has crecido, es la única posible que podías tener y la que necesitabas para tu evolución y crecimiento personal. El mundo también tiene un destino que influye en las personas y tiene un desarrollo y una meta. Para crecer y desarrollarse, las plantas necesitan ingredientes básicos como la luz del sol, el agua, tierra fértil y un clima adecuado, pero el que la planta eche raíces en la tierra, crezca y florezca, depende en gran medida de sí misma y de su adaptación al medio donde se desarrolla su vida y lo mismo sucede con las personas, si bien no puedes determinar tu nacimiento, sí puedes decidir cómo afrontar tu vida eligiendo tu actitud frente al medio que te rodea y si eres positiva y optimista tus raíces crecerán sanas y fuertes y te adaptarás a cualquier situación que la vida te presente. Para ello debes trabajar tu pensamiento día a día y así, tu lugar en el mundo, dependerá en gran medida de ti misma y de las elecciones que realices. Por eso no puedes hacer responsable al destino de tus alegrías o de tus desgracias, puede que no puedas evitar que determinadas cosas te sucedan, pero eres lo que piensas. Tu pensamiento determina tu vida y cuanto antes te des cuenta, antes encontrarás la felicidad y descubrirás cuál es tu destino en la vida”.

Lo que me dijo mi abuelo aquel día, me hizo comprender muchas cosas y desde entonces dejé de esperar que las oportunidades llamasen a mi puerta y decidí tomar parte activa en la creación de mi propio destino, aquél que formaba parte de mis sueños y yo misma había elegido.

maze-1658261_1280

Así que, si alguna vez te sientes desilusionado con tu vida y piensas que tu destino es como un laberinto donde estás dando demasiadas vueltas y no llegas al lugar que siempre habías deseado,

enfoca tu atención hacia ti mismo y construye un nuevo destino. Nunca es tarde para comenzar de nuevo, ni para volver a construir tus sueños. En aquella parte del universo donde decidas, puedes volver a plantar semillas de esperanza y comenzar una nueva vida.

No tengas miedo a la lluvia ni a la tormenta, por muy difícil que haya sido tu situación hasta este momento, el jardín de tu vida puede volver a crecer y a florecer de felicidad. Riega tus sueños de ilusión, déjate acariciar por el calor de la confianza en ti mismo y abónate al optimismo. Acepta que eres el único responsable de tu vida y la persona que puede hacer posible aquello que se proponga.

Puede que en el destino esté marcado el recorrido diario del sol por la tierra, pero de tu elección depende el recibirlo con una sonrisa y dejarte acariciar por su calor u ocultarte tras la sombra del horizonte y darle la espalda a la maravillosa luz que te rodea. Es tu vida. Son tus semillas. Decide cuál es tu destino en el mundo y comienza a sembrar tu felicidad donde el corazón te lleve.

child-476507_1280

Anuncios

3 comentarios sobre “¿CREES EN EL DESTINO?

  1. Bellisimo bellobque bueno eston.me emocione mucho por que me acorde comentarios de mibabuelo respecto a las rosas.el en la vieja Italia un turco le enseño a injertar rosas.y cada año que pasaba le.enseñaba otra gama de.color.hasta que un dia le dijo cuando vos madures va a seguir cambian el color de tus busquedas.la cuestion que logroncuasi la rosa negra que en ina parte de arabia salen.la verdad que es hermoso este sitio con afecto leo de Argentina

    Me gusta

    1. Muchas gracias por tu comentario Leo, desde Argentina, hermosa tierra donde tengo amigos que son como mi propia familia, pues mi papá trabajó allí durante unos años. Creo que todos tenemos recuerdos imborrables de nuestros abuelos y por eso a veces sentimos nostalgia, porque ya no están en nuestra vida ni nos aportan su toque mágico y especial, se echa de menos. Es hermosa la historia que cuentas de cómo tu abuelo aprendió a injertar rosas y cómo cada año aprendía una nueva gama de color. Un abrazo y gracias por tu valiosa aportación

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s